"Corazón y piedra"

"El martillo"

Se desnudan las palabras. Cada sentimiento se desmenuza de la manera más delicada para no dañar sus raíces y mantener pura su esencia. Cada palabra cree ser la última, cada suspiro promete aliviar un poco la angustia.

Soplar sobre la herida no cicatriza, pero calma el dolor. Soñar despierto es el motor más fuerte, pero su combustible el más caro. Porque mientras lo utilizas no entiendes su valor, pero de un momento a otro se acaba, y la desilusión que trae consigo es terrible.

"Las palabras son un cincel poderoso, que ayudadas de un buen martillo, pueden esculpir las piedras mas duras, moldear su figura como si fuesen arena mojada. Mas quisiera yo, que tu corazón fuera una piedra dura en mi camino y que mis labios el martillo que impulsa nuestras palabras".

Emiliano Chinelli

"Sentimiento infinito"


"Amor"

Las estrellas revelan el hermoso misterio de una inmensidad que no podemos alcanzar. La simpleza de un enorme vacío celeste, sucede de incógnito frente a almas que hacen su vida escondiendo su mirada de tal inmensidad. Tal vez por temor a alzar la vista.

Tus labios revelan el hermoso misterio de sensación y ternura que guarda nuestro deseo. Las curvaturas que dibujan tu silueta, simples y redondeadas, concretan el ritual de seducción que comenzó una vez con tu mirada.

Ver el gran vacío celeste de la inmensidad me provoca la misma sensación que contemplar en tus ojos pequeños la enorme colección de sentimientos que buscas regalarme en una sonrisa. Porque el amor es simple, pero es inmenso.

Puedo dedicar mis días a descifrarte, intentar entender el por qué, de tal sentimiento que acorta expectativas pero colma ansiedades. Hoy me voy a dedicar a disfrutarlo.

"Así es el amor, llega de la manera más simple pero plantea sus términos de la forma más compleja".

Emiliano Chinelli

"El proverbio del colibrí"


"Ciertamente"

Si el tiempo lastimara cruelmente la juventud de tus sueños y cayeras en las fauces de la desesperanza, recuerda que el calendario no mide sino los días de tu sabiduría. Si la hermosura de tu sonrisa esconde la angustia del resto de tu cuerpo, descubre que sonreír es el regalo más hermoso que puedes dar. Si encontraste algunas derrotas y sientes miedo, tienes que saber que puedes rendirte, pero no hay nadie como tu para alcanzar tus propias metas. Si sientes fuertemente el cansancio, puedes pedir ayuda pero ¡nunca! abandones tus sueños.

"Si el dolor amenaza con llegar, aprende que éste se anida en la piel para dejar hendiduras que los mas cercanos llenaran con amor".

Emiliano Chinelli

"Hacia la luz del sendero"


"Mi compañera"

Se abre paso entre las laderas y los montes, el camino que une dos almas en una. Es angosto, contiguo, no tiene pausas, no tiene vereda. Es nuestro, es único, irrepetible. No tiene regreso, no tiene señales. ¿¡Por qué!?, es llano, vacío, desolado, oscuro. Es una senda que no tiene fin, porque termina la vida y el camino sigue tan infinito como en los comienzos. Termina un amor, y se machaca su rumbo, pero allí esta incierto -indiferente al destino, al dolor, a la sed del caminante-.

Ese camino que no tiene principio, no tiene fin, no tiene extremos. Juntos, pero puestos espalda con espalda, para completar el doloroso ciclo que merecen los amores verdaderos. La misma gota de luz, vio nacer dos almas en una y verá correr dos cuerpos que agotan su aliento en la búsqueda de una pausa que nunca llega.

Un breve resplandor promete sacarnos de este círculo. Un basto abrazo de calor trae consigo tu presencia tibia a los recuerdos que no tengo, pero que están allí esperando ser consumados. La misma lumbrera que promete nuestro encuentro, es llama encendida para secar las lágrimas en tu memoria, lágrimas que sellan el daño que sufriste alguna vez pero no cicatrizan la herida por la que sangras. Estoy allí para protegerte, para avivar esa zarza, pero no compartimos camino.

"Una puerta en el medio de esa desolación, soledad tan sincera y tan justa con la que comparto mis días más felices, hoy abres tu puerta y me regalas esa pausa. Hermosa, palabra que nace en lo más profundo de un corazón sediento de sensación. Compañera de camino, porque soledad no eres luto, eres mi recompensa".

Emiliano Chinelli

"Donde callan nuestros labios"


"Tu paradero, invisible"

¿Cómo describir un paisaje que solo existe en sueños?. Sigo insistiendo: en que tus huellas no son más que pisadas lejanas que retumban insonoras en el arenal de mis dilemas, que tu alegría es el bálsamo de mi satisfacción y nuestro pasado vacío como futuras promesas.

¿Cómo describir una sensación que nunca conocí?. Seguiré: buscando sentimientos en colecciones de momentos que no compartimos, mintiendo párrafo tras párrafo para complementar tu ausencia, soñando renglón por medio que lees distante desde tu paradero invisible.

"Allí donde se vuelcan nuestras esperanzas, donde nacen los minutos eternos que determinan quién gana y quién pierde, donde ríen los amantes del ocaso, allí y solo en esa porción de nada que puede significar todo, nuestros labios se callan uno al otro".

Emiliano Chinelli

"Stephanie..."

"Ella"

Ojos negros que cautivan miradas alargando pasos en el camino del caminante. Tez delicada que disimula mujer en rostro cual muñeca de porcelana. Suerte purpura de labios granada dulce así como miel destilada. Coro agradable de prosas en sonido que perpetúan única, voz tan tierna.

Ella que lejos de estar cerca comparte a la misma hora el mismo pasillo con cien personas, entre ese centenar yo camino mas lento, porque una vez al día se cruzan nuestras miradas: y no vale el apuro, no vale el bullicio, solo ella y el silencio de un adiós que espera impaciente el mañana.

Emiliano Chinelli

"Una pieza, vital"


"El compás de la vida"

Encienden el cólera de los que gritan una idea inmadura. Como compases de piano, impulso tras impulso, profundos. Un pentagrama completado con una sola figura, con un solo sonido. Suficiente para representar los momentos tristes y los llenos de amor, durante toda una vida.

Entre linea y linea, un secreto. ¿Cómo entender más allá del significado?, si no existen palabras capaces de representarlo. Silencio, esencial para abrazar las palabras del alma, aún éste no es capaz de decirlo todo.

Notas, tonos, figuras. La obra maestra del artista esta sonando, pero los oyentes solo perciben la melodía, porque el corazón del músico acompaña sordamente con sus latidos. Nadie puede escuchar los suyos, sin que sea necesario acercar la mano al pecho. Ellos no se oyen, ellos se sienten.

¿Sí no puedo escucharte, cómo seguirte?. Es una cuestión, que nadie sabe exactamente como entenderlo. Algunos creen conocer la manera, incluso piensan que lo hacen en cada decisión. Mientras otros sienten que no es necesario.

"No somos dueños siquiera de nuestros latidos. Se aceleran, 'enlentecen', aceleran, 'enlentecen', según amerite la situación, ¡pero no los controlamos!. Involuntariamente cuando se cruzan nuestras miradas, ¡aceleran!. Un instante, solo uno de ojos ajenos, para que relenticen su ritmo, lentamente, hasta deternlo".

Emiliano Chinelli

"Las cuatro estaciónes del colibrí"


"Ojos azules"

Como pasa el tiempo así los sentimientos, solo que algunos se anidan lo suficiente y llenan un espacio. Cuando respiramos, el silencio complementa ese pasar, esas pausas que nos recuerdan lo viejos que somos aunque seamos demasiado jóvenes.

¿Qué dices de mis frases?, te las regalo, porque te quiero, y porque mas mías son del tiempo. Nacieron en medio de pensamientos turbulentos y sentimientos turbios, soy más hombre que poeta y más parecido a ti de lo que crees, en lo bueno y en lo no tanto. Soy mitad lo que escribo y mitad lo que vivo. En parte, soy las palabras que me dejas...

¿Por qué sigues escribiéndome?, ¿a caso no te da pudor describirte tan profundamente?. No, tampoco me da temor, porque estas tu del otro lado: criticándome, acompañándome. Porque mides tus palabras, porque sangras cada renglón, porque mientes oración por medio, porque sonríes con tus verdades y haces profundos los sentimientos para acariciar a quienes llegan.

Pero no quiero que mis palabras pasen, aunque vallan camino a eso. Las dejé de hablar y las comencé a escribir, ¡pero no valen!, no son sino frases pomposas. Creanme, no los quiero defraudar, pero soy aire y no muy diferente al que respiran.

Es momento de levantar el ánimo, ¿verdad?. Nunca somos tan malos como pensamos. Gracias por acompañarme a lo largo de este año, hace un par de días "Sus ojos azules" apagó su primer velita, y aunque suene a "frase hecha": no hubiera sido posible sin su permanente incentivo. Me hubiese gustado regalarles, a pesar de que él que cumple años es el blog, un escrito cargado de sensaciones lindas. Pero no pude, porque los estimo demasiado como para no hacerles saber que no estoy en mi mejor momento. En realidad, ¿vieron cuando todo les sale bien, y sin embargo están apagados?, así me siento yo.

Hacía tiempo que no me dirigía a ustedes con frases comunes, sin metáforas, se siente bien, por eso voy a permitirme algunos renglones más para que conozcan a un Emiliano menos metafórico.

Uno vive dentro del blog y es así como lo conocen, el otro estudia ingeniería y jamás pensarías que escribe cosas profundas, a no ser que lo conocieses muy de cerca, tanto como para respirar su mismo aire, boca con boca. Un mismo aliento, eso es lo que espero de nosotros.

Como el colibrí que respira a través de la flor mientras la lastima. Yo soy el colibrí, la flor es "el arte" y no puedo dejar de lastimarla. ¡En ese sentido soy cruel, porque a pesar de todo, no me da vergüenza escribir!.

Me divertí mucho escribiendo para ustedes y para mí. sepan que abrí mis arterias principales y traje de a gotitas cada sentimiento que fue solicitado en este blog, más allá de que pasen o no las palabras. Gracias de nuevo a ustedes y gracias a Dios.

"La piel no es sino la cubierta de un alma fatigada, y los sueños motores que emprenden sonrisas. Nuestros pies no son el medio, ni siquiera nuestras huellas el camino, y no está en nuestras manos moldear al tiempo, sino que éste nos desparrama por la vida. Y así como bólidos cruzamos el cielo dejando una estela de norte a sur, porque los extremos se hicieron para unirse y también nuestras reflexiones".
SusOjosAzules.blogspot.com

Emiliano Chinelli

¡¡Alta mar!!


"Anclas, en un sueño"

Buscando ese cielo abierto, encontré su piel en el destino. Así como en un sueño, el lugar no era constante, solo imágenes distantes que se acercaban, colores aleatorios que pintaban su vestido. Yo tenía el timón, tenía el control del tiempo y el espacio, pero disfrutaba ver como nuestro vehículo tomaba su rumbo.

¿Dónde estás Raquel?, tal vez navegas en tu propio velero... ¿pero, hacia dónde?. No sé si anclarás pronto, pero estoy seguro que voy a despertar primero, porque siempre lo hacemos en la mejor parte, ¡siempre!.

Son hermosamente inciertos los sueños, segundos que parecen horas. Mentiras que enriquecen la vida. Melodías que provienen de dentro y de ningún lado al mismo tiempo. Como las palabras de este blog, que van sueltas en esta ventolera de gente, huellas y caminos que hacemos con nuestras pisadas.

Creo que puedo ver tu sonrisa a través de estas letras, porque reflejan mi cariño. Letras, como bálsamo que nos anima a buscar lo mejor de nosotros mismos y regalarnos un momento placentero.

"A la deriva en el éter de la vida, buscando el antídoto para despertar".

Emiliano Chinelli

"Perduran en el predicado"


"Los sentimientos del poeta"

Justo allí, donde empiezan nuestras miradas... Mueren nuestras esperanzas. Sale el sol tras la puesta y tan constante como esto regalas sonrisas al aire, como quien regala segundos al tiempo, como quien regala pasos al camino.

Y ahí, donde desembocan los sentimientos nacen nuestras palabras. Algunas huecas y fugaces, otras profundas y permanentes. Leves, livianas, ágiles como liebres en la pradera, libres tus palabras en sueños profundos. ¡Libres tus ojos durante el día, libre tu piel durante la noche!, prisioneras tus lágrimas en medio de la alegría y profundo tu corazón en la nostalgia.

"Es difícil llenar con manojos de palabras trastos de oraciones para eternizar sentimientos hermosos."
Emiliano Chinelli

Gracias por tu compañía, perduran mis sentimientos, ahora en ti también.

"La soledad y el colibrì"


"Versos y un delirio"

Deja que nazca en el tiempo, los atavíos del deseo. La decadencia del verso en las páginas del poeta, las hendiduras del pincel en el lienzo del pintor. Los canastos entretejidos de mimbre y lana, que guardan los colores de nuestros sueños en el tiempo y mantienen el calor de nuestras fantasías. No tiene espacio el corazón para nuestros delirios, no existe dimensión en la que germine nuestra semilla. Porque mas que carne somos deseo, mas que huellas somos camino.

"Sin embargo aún no cruzamos el umbral de nuestro encuentro, seguimos ausentes en nuestras vidas. Porque mas que amantes somos promesa, mas que dos somos uno en este mar de gente."

Emiliano Chinelli

"Como ríos, que descienden."


"En compañía de su ausencia"

El calor de tus labios, el ritmo de tus pensamientos, el sabor anidado en el tiempo. Nacen sonrisas en los momentos mas adversos. Como me explico tal sentimiento, ¿cómo se llenó tan rápido la ausencia?. El vacío es amargo, pero mi ultima compañera me enseñó lo suficiente para entender que el vacío no daña, el vacío enloquece.

Cuando la soledad se establece, no queda mas que recibirla y hacer lánguida su estadía, porque cuanto mas duele su compañía, mayor se valora su ausencia.
Su falta, es tu presencia, tu compañía.

¿Cómo me explico nuestra ceguera?, siempre tan cerca, pero cruelmente lejos. Nuestras miradas son poemas, nuestras palabras son canciones. Pero somos ciegos y sordos. Estamos separados por el velo de la naturaleza. El precio de nacer en placentas diferentes pero tener un mismo corazón.

"Dedicado a los que encontraron, encuentran y encontrarán hermosas colecciones de sentimientos en los peldaños de la vida..."

Emiliano Chinelli

(Disculpen la ausencia, estoy de vuelta con ustedes, gracias por su compañía)

"¡Tejidos en seda!"


"Aire y mar"

No tenemos ecuaciones para resolver los problemas mas importantes. No tenemos remedios para los dolores mas grandes. Somos como aire, impalpables, invisibles ante nosotros mismos. Quisiera encontrarme, pero es más fácil que tú me encuentres primero. Porque solté mis pensamientos en este mar, y llegaron a tu puerto. Evaporé mis sentimientos en el viento y se condensaron en tus ríos. Porque soñé profundo en tu bullicio, y desperté en el silencio de una caricia. Aún así, nadie sana en el olvido si la herida esta abierta.

"Me alegra saber que no existen ecuaciones... para el amor".

Emiliano Chinelli

"Piel tibia"

"Matices del poeta"

Mírate, ¿cuánto de ti puedes ver?, tal vez podamos ver mas de otros que de nosotros mismos. Mis labios están marcados por las palabras que cruzamos, mis pies están atados a los caminos que pisamos juntos. Sin embargo recuerdo mis días de soledad, comparto gran parte del tiempo con mis pensamientos. Me es necesario estar sólo para disfrutar de mis frutos, porque el luto y el silencio es digno de las ideas.

Tus labios, tu sonrisa a medio sonreír... Tus palabras tibias, lengua de miel y aguijón. Dos personas en una. Una mujer y un ángel purpura, que abraza al cae que hierbe en su cuerpo. Y abate con sus plumas el destino del incauto.

Quisiera ser inocente para perderme en la desembocadura de tus piernas y ver tus ojos fuera de cause. Fundir en mi boca tus partes de mujer y dejar a merced de la tuya mi piel. Acariciar con mis manos la flor del monte y suavizar con roses de mi pecho las lomas tiernas de tu torso.

Lamento no estar ahí mientras me lees, compartiríamos mas que palabras. Te regalo todas mis facetas, no me avergüenzo de mostrarte lo mejor y lo peor de mí. Porque conocerme es el premio de tu perseverante compañía.

"Sin embargo, poner en práctica tanta sensibilidad dio sus frutos. Se apagaron las llamas de mi inquieto corazón ¡e intimidé tus pensamientos por un instante!. Luego sigo siendo yo y tú sigues siendo tú."

Amigas/os, gracias por su grata compañía.

Emiliano Chinelli

"¡Los brotes!"

"Haciendo profundas las pisadas"

¿Por qué soy tan débil?, soy testigo y autor de mis tropiezos. Así como soy la melodía y el verso de un himno. Aún con el corazón profundamente lleno, el alma inquieta de la juventud no quiere reposar. Mi acompañante sabe proveerme de las palabras ondas, esas que calan profundo en tu pecho, las que lentamente te acercan a mí. Quiero que mis letras se abran paso entre la incertidumbre de los espacios vacíos, y que mis palabras dejen huellas por su peso.

Pero que soy en este momento, sino un cúmulo de oraciones. ¿Podemos realmente acariciar al alma con palabras?, las palabras son de los hombres y no hay espacio para hombre en el alma. En cambio hay lugar en él para ella.

El silencio es la dulce compañía de las buenas ideas. Y es necesario quebrantar las ramas de nuestro corazón que no dan frutos, porque en ellas se plaga la infección que trae el viento.

"Como el árbol obra el sabio, que da de sí, para abrigar en el invierno. Pero sin resentimientos se alivia en la primavera, regalando sus nuevos retoños."
Emiliano Chinelli

"El renacer del Colibrí!!"

"Bruma y poesía"

¿De dónde viene la luz que guía al colibrí?, no sigue ciego al capricho del viento. Tiene las alas cansadas de cargar consigo mismo. Los ojos no se cansan de ver más allá del horizonte, pero al corazón le duelen las visiones; y las alas se cansan de andar.

¿Quién traza el horizonte, para que el colibrí vuele más allá?, no emprende a los cardinales, según brújulas del hombre. No encuentra guía en el silencio del cielo, porque que la imagen de hoy, fue una estrella del ayer. Y ésta llega con mil años luz de retraso.

¿Quién responde las preguntas del colibrí?, el aire acarrea el sonido de la voz, mis ojos interpretan los símbolos silenciosos del papel. Sin embargo, las respuestas no las trae el viento, ni nacen puras del autor que sentencia su pensamiento en el tejido.

"Las respuestas tienen un tiempo, el corazón demanda más respuestas de las que el tiempo puede ofrecer."

Mi gota de luz surge en el llamado de su aliento, y sus pies dejaron huellas donde incrusto los míos. Las encrucijadas no se presentan en el andar y el colibrí cambió sus pies por alas, porque la inspiración no nace en el hombre, sino, en el espíritu que dejó sus frutos en mi espalda. Gracias al altísimo.

Emiliano Chinelli.

"¡¡Cautivarte a tí, cautivar al mar!!"

"En la neblina"

Enamorada: No se pierde un sonido en el silencio, no se marchita una flor con en el viento. Se estaciona la niebla en un lugar, y allí te quedas, protegida del amante. Es difícil ver bien en la espesura, diferenciarte mujer y no confundirte con simples figuras!.
Para que teje la araña, sino para atrapar. Así escribe el autor, que sin manchar la tela con mentiras, enamora primero el alma de su presa.

Tal vez es porque busco impresionarte, que abuzo del contenido en cada frase. Pero ciegamente pensé que era necesario darle colores al lienzo. Es que no siempre se lucen los cuadros por sus colores, mas la sonrisa que reluce el interior de este marco no cautiva a los artistas... Cautiva en el reposo al mar, del cual emerges.

Lánguida la sombra en la tarde, que como tu pelo, rodeará mi cuerpo en el abrazo. Pero nuestros abrazos no serían mas que abrazos ajenos, porque desconozco el "por qué?" de nuestro abrazo.

Es de sabios la amistad con el tiempo, pero el tiempo castiga a los apasionados, ya que no se puede ser amante y sabio. O tal vez si se pueda, pero creo que no va en los hombres entenderlo. Por eso la sabiduría es tarea de algunos, y amar es tarea de todos.

"Tu rostro distante, se diferenció en la niebla. bastó acercarme para encontrar otra figura".

Emiliano Chinelli

"¡La sangre del Cordero!"

"Redentor"

Nací, aquí estoy pronto para dejar mi aliento en las palabras que me lleven al reino del único que dio su vida por mí.

Mis palabras forman el tejido que hoy te atrapó en este blog. Y su tejido fue el que tocó mi corazón.

Mis manos se funden en artes y pecados. Por los clavos en sus manos, hoy abro mi pecho a tí, a través de un teclado.

Mi corazón siente, ama y te espera en alguno de sus recovecos. El amor que residía en su corazón lo entregó a los castigadores que lo molieron, para redimir con sangre mi diestra.

El camino es mas angosto, las vanas opciones se reducen. La promesa es grande, y la empresa solo de valientes. El amor crece y la carne sufre por este amor.

"A cualquiera, pues. que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos." Jesús de Nazaret.

Emiliano Chinelli

"¡The journey!"

"Santuario"

La carrera empieza, llegamos sin aliento. Pero allí estamos, siempre listos para una nueva empresa. Ver tus ojos acompañándome en esta oportunidad. Haberte encontrado de esta manera, me enseña que Dios da regalos al tiempo. Ver los pasillos tan amplios, me ínsita a recorrerte hasta perderme en algunos de tus recovecos, llenos de una calidez única. No podría mas que acariciarte, verte así tan plena. El amor nace en el tiempo, durante el cual me apaciguo en el cariño que recibo de tu piel revocada en conocimiento.

"Espero que la perseverancia traiga olivos a mi puerta, entre aquellos ramos esparcidos me gustaría ver parte de ti en mis mejores recuerdos."

¡¡Con estas palabras empezó el largo camino que representará un breve suspiro en la vida de alguien!!

Muchos saludos, Emiliano.

"¡La condición del poeta!"

¡Rubíes!

Buscaba ver tu silueta, fluorescente bajo la luna. Recorrí las cuadras en círculos, y crucé dos veces la misma plaza. Parece que el tiempo se encargo de separar algo mas que nuestros corazones. Hoy, como en algunas de mis noches, la sensación de vacío me da un gélido abrazo; entonces el espejo me enseña un rostro aliviado por el agua fresca.
Mis manos se deslizan por el mástil de 6 cuerdas pero mi lengua no se funde en una nueva canción, parece que me fueron exprimidos todos mis sentimientos.

"Aquí estoy, queriendo regalar rubíes en cada enunciado. Desangrando el pecho con cada renglón. Tengo que traerte a mis pensamientos para seguir escribiendo, y me duele sentirte tan cerca para luego no respirar tu aliento."

¡Dios!, no puedo con mi condición. Escribo al altísimo costo de sentir cada palabra.

Emiliano Chinelli

"¡La decadencia del colibrí!"

"Musa ausente"

Estoy dando vueltas en mi mismo, no puedo escribir. Hace tiempo que veo tu espalda. Estoy seguro que ésta situación es reversible, pero por el momento no soy capaz de fijar las ideas... Les pido disculpas por ausentarme, pero no puedo encontrar lírica. Me cuesta mas ver la belleza en los ojos ajenos. Tuve que tomar una decisión difícil, y aceptar otra vez que su mirada tenía dueño.
Me cuesta poco fruncir el ceño, pero me cuesta menos sonreír.

Ellas, siempre condicionándome, me dedicaría exclusivamente a la dura tarea del enamorado. Me gustaría tener un corazón mas aquietado... Pero no es mi naturaleza. Soy lento para los procesos físicos, rápido para los sentimentales.

Tanto cautivar, pero me alegra no poseer la llave maestra, que despoja a la piel de telas e hilos con la intención de consumar un ritual de desnudes. Poseo un conjunto de perlas dispuestas en hileras, que permanecen en recuerdos, y chocan solo con una boca. No se cae la ropa; a cambio nacen poemas, múltiples corazones se conectan y se conserva el velo de la inocencia y el aroma de la flor.

Entonces el colibrí recorre el jardín, en busca de esa porción de cielo resumida en un par de ojos. Ella es un exceso de ese algo que no tengo. Si supiera cuanto la necesito para continuar... Cada día sabe guardarle un ratito de memoria. Vive a solo 13 kilómetros, sin embargo hoy esta muy lejos. Un aro de aire la compromete a otra persona.

"No puedo decir que te espero, sin embargo están las puertas abiertas desde hace tres años. Se que estuvieron cerradas cuando llamaste, pero era necesario para que hoy te desee mas que nunca."

Emiliano Chinelli

"La flor del Ceibo"

"Tierra de los pájaros pintados."

Siento un profundo amor por mi porción del universo. Tan fértil, bañada en agua fresca. Da hijos a la bóveda celeste. Como madre pobre, da absolutamente todo, permite que camines, corras y te alimentes de los brotes de su piel. Se desangra para calmar tu sed y aplacar cualquier necesidad.

No es suficiente con su riqueza, no nos atrae el caudal de sus venas, capaz de alimentarlo todo. Se nos hace difícil quererla. Porque hacia el norte brillan mucho las luces, y como mosquitos, sus hijos se chocan con el resplandor de las promesas inciertas.

Lentamente van volviendo, en pequeños bandos... Con el corazón ensanchado. Con los ojos abiertos. Algunos saben sufrir en silencio, descansar y morir a la sombra de un árbol que no los vio nacer. Otros mas valientes vuelven con las manos vacías y los brazos cansados.

Imploró un músico una vez: "Brisa del mar, llévame hasta mi casa..."

Descansa el campo al oriente de un río. Muere la neblina al relieve de la llanura para mantener claro el monte. Se levantan calderas gigantes de hormigón y paredes de barro. Nace, crece y muere el hombre. Se cumplen varios ciclos, pero ahí estas, dándole voces al olvido y abrigo al que vuelve...


((Disculpen la ausencia, el calor me jugó una mala pasada. Gracias por estar. Besos, Emiliano))

"¡¡Marcando un rumbo!!"

"Bandera blanca"

Quisiera guardarte, tenerte para siempre. ¿Cómo hago para guardar un sentimiento?, ¿es posible que la plenitud nos acompañe siempre?, No!! y me alegra mucho que no lo sea, porque encontré alegría luego de mis tristezas y encontré tristezas después de mis alegrías.

La vida nos llena de colores, entre ellos el negro... Negro infidelidad, negro traición, negro mentira, negro soledad, negro dolor. Quiero que sepas que te espero mientras pinto mis propios lienzos, llenos de colores descoloridos pero con una intensa sed de amar.

Mientras florece mi estilo, mi personalidad, descubro que soy tan o mas de lo que nunca supuse que iba a ser, y me alegro mucho por ello. increíblemente encuentro una sonrisa durante la angustia, y encuentro un breve momento de mas alegría durante la alegría.

Por favor, analízate, y dime que sabes ser plenitud frente a cualquier adversidad, entonces estoy seguro que vives agradablemente, vives sin contracturas o con algunas pocas nomas...

Mientras Dios permita que siga creciendo, voy a ir rescatando poemas de los jardines, rosales enteros serán motivo de muchas estrofas, así como muchas de sus espinas tendrán lugar en algún verso. La vida esta llena de todo, la vamos llevando, unos con mas años que otros... Pero la vamos llevando tan bien como podemos.

Así que alzo las velas, vislumbro un horizonte y bandera blanca... Soy pasivo de los golpes de la vida, pero hago fuerza en mi perseverancia.

"Espero sinceramente que encuentres el rumbo, y pongas empeño en cumplir las exigencias de la vida sin quitarte el velo te tus sueños; lamentablemente todo, todo cuesta caro."

En la dulce espera del rumbo, Emiliano.

"Un trazado de ilusión"

"Lejanías"

Déjame ver mas allá del crepúsculo, tal vez tu nombre se refleje en los últimos trazos del horizonte. Entonces correría para alcanzarte, pero te vería lejos y mas lejos. Prefiero esperarte.

Emiliano Chinelli

"Sobre el cesped"

"Magnífico cielo"

Las nubes van volando, estoy horas acostado en el pasto, vuelvo a hacerme las interrogantes... ¿Qué hago?, ¿Qué voy a hacer?, no soy yo... ¿Qué implica ser yo?, ¿será hora de que despierte?.
Puedo seguir a la espera de una idea, de una ilusión...Ó Sencillamente maravillarme con el cielo hermoso que tengo frente a mí, disfrutar del pasar eterno de las nubes ó ponerle precio a mi tiempo. ¿Porqué es tan difícil?; estoy alejando al carpintero de mis manos y al artesano de mis ideas, estoy ahogando al incienso de mis pulmones, ensordeciendo al pianista de mis oídos.

Puedo ser una canción por la tarde, magia por la noche, matemáticas por la mañana, emisor de discursos, etc, etc. ¡¡¿Qué soy para mí, sino un barril que no tiene fondo?!!, un conjunto de todo adentro de nada; un ser increíblemente insaciable de ciencias, ilusionismo y sonidos.

Soy alimento de mi perseverancia, me va consumiendo de a poco... Alguien quien quiero muchísimo, me dijo con mucha admiración: "Fue un buen año para vos, felicitaciones..."; yo sin embargo siento, que fue un año de lejanías, me desvío lentamente y rotundamente de mi camino, prácticamente olvidé mi misión. Cualquier éxito anual fue mundano.

Tengo que liberar todo el aire de mi abdomen, sonreír, abrir los brazos!, abrazar al viento, tirarme en el pasto y mirar al cielo para ver pasar las nubes junto con el tiempo; sentir hasta la última gota de sol. Disfrutar cada día de mi condición de humano, y esperar con tranquilidad mi juicio.

Siempre estuve contigo, cayendo y levantándome, siendo claridad y ceguera. Esta noche soy un canto triste de ruiseñor, un trago amargo, un suspiro agonizante. Pero por sobre todo soy tu imagen y semejanza, tu orgullo hecho carne. ¡¡Entonces ahora tengo todo mas claro!!... Gracias otra vez.

"¡Ya en carrera!, siempre persiguiendo las respuestas del horizonte".

Emiliano Chinelli