"¡Tejidos en seda!"


"Aire y mar"

No tenemos ecuaciones para resolver los problemas mas importantes. No tenemos remedios para los dolores mas grandes. Somos como aire, impalpables, invisibles ante nosotros mismos. Quisiera encontrarme, pero es más fácil que tú me encuentres primero. Porque solté mis pensamientos en este mar, y llegaron a tu puerto. Evaporé mis sentimientos en el viento y se condensaron en tus ríos. Porque soñé profundo en tu bullicio, y desperté en el silencio de una caricia. Aún así, nadie sana en el olvido si la herida esta abierta.

"Me alegra saber que no existen ecuaciones... para el amor".

Emiliano Chinelli

"Piel tibia"

"Matices del poeta"

Mírate, ¿cuánto de ti puedes ver?, tal vez podamos ver mas de otros que de nosotros mismos. Mis labios están marcados por las palabras que cruzamos, mis pies están atados a los caminos que pisamos juntos. Sin embargo recuerdo mis días de soledad, comparto gran parte del tiempo con mis pensamientos. Me es necesario estar sólo para disfrutar de mis frutos, porque el luto y el silencio es digno de las ideas.

Tus labios, tu sonrisa a medio sonreír... Tus palabras tibias, lengua de miel y aguijón. Dos personas en una. Una mujer y un ángel purpura, que abraza al cae que hierbe en su cuerpo. Y abate con sus plumas el destino del incauto.

Quisiera ser inocente para perderme en la desembocadura de tus piernas y ver tus ojos fuera de cause. Fundir en mi boca tus partes de mujer y dejar a merced de la tuya mi piel. Acariciar con mis manos la flor del monte y suavizar con roses de mi pecho las lomas tiernas de tu torso.

Lamento no estar ahí mientras me lees, compartiríamos mas que palabras. Te regalo todas mis facetas, no me avergüenzo de mostrarte lo mejor y lo peor de mí. Porque conocerme es el premio de tu perseverante compañía.

"Sin embargo, poner en práctica tanta sensibilidad dio sus frutos. Se apagaron las llamas de mi inquieto corazón ¡e intimidé tus pensamientos por un instante!. Luego sigo siendo yo y tú sigues siendo tú."

Amigas/os, gracias por su grata compañía.

Emiliano Chinelli

"¡Los brotes!"

"Haciendo profundas las pisadas"

¿Por qué soy tan débil?, soy testigo y autor de mis tropiezos. Así como soy la melodía y el verso de un himno. Aún con el corazón profundamente lleno, el alma inquieta de la juventud no quiere reposar. Mi acompañante sabe proveerme de las palabras ondas, esas que calan profundo en tu pecho, las que lentamente te acercan a mí. Quiero que mis letras se abran paso entre la incertidumbre de los espacios vacíos, y que mis palabras dejen huellas por su peso.

Pero que soy en este momento, sino un cúmulo de oraciones. ¿Podemos realmente acariciar al alma con palabras?, las palabras son de los hombres y no hay espacio para hombre en el alma. En cambio hay lugar en él para ella.

El silencio es la dulce compañía de las buenas ideas. Y es necesario quebrantar las ramas de nuestro corazón que no dan frutos, porque en ellas se plaga la infección que trae el viento.

"Como el árbol obra el sabio, que da de sí, para abrigar en el invierno. Pero sin resentimientos se alivia en la primavera, regalando sus nuevos retoños."
Emiliano Chinelli