"Hacia la luz del sendero"


"Mi compañera"

Se abre paso entre las laderas y los montes, el camino que une dos almas en una. Es angosto, contiguo, no tiene pausas, no tiene vereda. Es nuestro, es único, irrepetible. No tiene regreso, no tiene señales. ¿¡Por qué!?, es llano, vacío, desolado, oscuro. Es una senda que no tiene fin, porque termina la vida y el camino sigue tan infinito como en los comienzos. Termina un amor, y se machaca su rumbo, pero allí esta incierto -indiferente al destino, al dolor, a la sed del caminante-.

Ese camino que no tiene principio, no tiene fin, no tiene extremos. Juntos, pero puestos espalda con espalda, para completar el doloroso ciclo que merecen los amores verdaderos. La misma gota de luz, vio nacer dos almas en una y verá correr dos cuerpos que agotan su aliento en la búsqueda de una pausa que nunca llega.

Un breve resplandor promete sacarnos de este círculo. Un basto abrazo de calor trae consigo tu presencia tibia a los recuerdos que no tengo, pero que están allí esperando ser consumados. La misma lumbrera que promete nuestro encuentro, es llama encendida para secar las lágrimas en tu memoria, lágrimas que sellan el daño que sufriste alguna vez pero no cicatrizan la herida por la que sangras. Estoy allí para protegerte, para avivar esa zarza, pero no compartimos camino.

"Una puerta en el medio de esa desolación, soledad tan sincera y tan justa con la que comparto mis días más felices, hoy abres tu puerta y me regalas esa pausa. Hermosa, palabra que nace en lo más profundo de un corazón sediento de sensación. Compañera de camino, porque soledad no eres luto, eres mi recompensa".

Emiliano Chinelli

"Donde callan nuestros labios"


"Tu paradero, invisible"

¿Cómo describir un paisaje que solo existe en sueños?. Sigo insistiendo: en que tus huellas no son más que pisadas lejanas que retumban insonoras en el arenal de mis dilemas, que tu alegría es el bálsamo de mi satisfacción y nuestro pasado vacío como futuras promesas.

¿Cómo describir una sensación que nunca conocí?. Seguiré: buscando sentimientos en colecciones de momentos que no compartimos, mintiendo párrafo tras párrafo para complementar tu ausencia, soñando renglón por medio que lees distante desde tu paradero invisible.

"Allí donde se vuelcan nuestras esperanzas, donde nacen los minutos eternos que determinan quién gana y quién pierde, donde ríen los amantes del ocaso, allí y solo en esa porción de nada que puede significar todo, nuestros labios se callan uno al otro".

Emiliano Chinelli